Cómo redactar una buena carta de presentación y no morir en el intento

Encontrar trabajo dentro del ámbito de la traducción muchas veces se convierte en una tarea ardua y frustrante, sobre todo, para todos aquellos traductores noveles que desean acceder al mercado laboral tras haberse graduado. Todo ello viene motivado por la falta de experiencia por parte de los recién graduados y por las exigencias de algunas agencias de traducción o clientes que buscan un traductor experimentado en el área temática que solicitan. Es el pez que se muerde la cola: si no trabajo, no gano experiencia; si no gano experiencia, no puedo trabajar.

Entonces, ¿jamás podré dedicarme a la traducción?

No, pequeño saltamontes. Sarna con gusto no pica, por lo que tendrás que trabajar muy duro si quieres ganar experiencia y subir de nivel. Ante todo, necesitarás: sobredosis de paciencia, optimismo y aprender a venderte. Sí, exactamente. Hoy en día, el personal de RRHH de las empresas (de todos los sectores, me atrevería a decir) busca candidatos competentes que sepan venderse bien y que sean versátiles. 

¿Y qué tengo que hacer para venderme?

Deberás recurrir a dos elementos imprescindibles en la vida de todo traductor que busca empleo: la carta de presentación y el currículum vítae.

Pero yo no sé venderme…

No te preocupes. Te daré algunos consejos que te ayudarán a redactar una carta de presentación actractiva y completa. Presta atención:

  1. Deberás redactar una fórmula de saludo. Siempre que puedas, dirígete a tu destinatario personalmente. De este modo, el cliente o responsable de la agencia en cuestión se sentirá más confidente a la hora de seleccionarte entre X traductores y, por supuesto, demostrarás ser una persona atenta a los detalles, algo muy importante en este campo.
  2. Incluye la formación académica que sea relevante para el trabajo que estás solicitando. Por ejemplo, si estás solicitando un trabajo relacionado con la traducción jurídica y estás especializado en derecho, no dudes en incluir esta información en tu carta de presentación.
  3. Pero no solo de formación académica vive el hombre. Deberás aportar aquella experiencia laboral que se ajuste al trabajo que solicitas. Es decir, en caso de que quieras solicitar un trabajo relacionado con la traducción jurídica, quizás no sea buena idea que hagas hincapié en tu experiencia laboral como localizador de software (por ejemplo).
  4. Después de haberle demostrado al cliente tu amplio bagaje académico y laboral, llega el momento de venderse. En este párrafo, deberás resaltar tus virtudes a la hora de trabajar y hacer que parezca que no tienes abuela. Tampoco te pases con el narcisismo, simplemente debes persuadir al posible cliente de que tus facultades te hacen un candidato óptimo para el trabajo que oferta.
  5. Las herramientas de trabajo que dominas también son un factor clave para conseguir trabajo, así que no la subestimes. Es conveniente que, además de las herramientas TAO, incluyas todo aquel software que dominas y que, sobre todo, sea relevante para el trabajo que solicitas. Huelga decir que, cuanto mayor sea el abanico de programas que dominas, mejor.
  6. Hay quienes optan por incluir las tarifas de traducción en la carta de presentación. Yo, personalmente, soy más partidaria de incluirlas en el currículum vítae. Si lo deseas, puedes incluir tarifas unitarias por cada combinación lingüística y los métodos de pago que aceptas, especialmente si tratas con clientes extranjeros.
  7. Por último, es recomendable que facilites al destinatario el enlace a tu perfil en Linkedin (si tienes una cuenta en esta plataforma, ¡háztela ya!), donde puede consultar tus aptitudes y recomendaciones. Otra buena forma de ganarte su confianza es mostrarle que estás dispuesto a realizar una prueba de traducción.

No olvides redactar tu carta de presentación en un tono formal e incluye tu currículum vítae siempre que puedas para ofrecerle al cliente un panorama más amplio de tu experiencia y competencias.

tumblr_mta003EDAr1r33i8xo1_400
Dice la leyenda que en un universo paralelo, la gente encontraba trabajo así.

Vale, ya he redactado mi carta de presentación. Y ahora, ¿qué?

Enhorabuena. Has completado una parte del proceso. Ahora deberás centrar tu atención en elaborar un currículum vítae visualmente atractivo y contactar con clientes potenciales. Deberás armarte de paciencia y valor y no rendirte ante la ausencia de respuesta por parte de las agencias o representantes. Recuerda que Roma no se hizo en un día.

Si tienes alguna duda u observación, escríbeme un comentario aquí abajo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s