Por qué escogí ser traductora

Hoy os traigo una entrada más personal de lo que habitualmente suelo publicar aquí. ¿El motivo? Pues nada más y nada menos que me apetece compartir con todos vosotros cuándo comenzó mi relación amorosa (y difícil, como todas las relaciones) con la traducción ─y os animo a que comentéis vuestra experiencia más abajo─.

No diré que todo comenzó cuando me matriculé en la universidad para estudiar Traducción e Interpretación, pues yo no escogí ese grado sino el de Lenguas y Literaturas Modernas, impartido por la Universitat de Barcelona, con la especialidad en inglés y ruso. Tras haber acabado bachillerato y aprobado las PAU con una media de notable, debo reconocer que no tuve demasiado tiempo para plantearme a qué quería consagrar mi inminente vida académica. Sabía que me gustaba estudiar lenguas así como sus literaturas, pero en ningún momento contemplaba la docencia como salida profesional. Sé que quizás es un tópico considerar que estudiar filología es el camino directo a la enseñanza, pero también es cierto que dicha preconcepción resultó ser más cierta que nunca cuando lo viví en mis propias carnes durante los cuatro años de carrera. Como ya he dicho anteriormente, quizás la presión por escoger un grado u otro, o no saber dónde me metía contribuyeron a que acabara pensando así. Tras haber salido airosa del primer año de carrera, comencé a decepcionarme con el contenido de las asignaturas. Sentía que estaba perdiendo el tiempo y que muchas de ellas eran paja y más paja. Cada vez me costaba más encontrar la motivación para estudiar y concentrarme en las clases, de modo que lo único que me “animaba” a seguir adelante era el esfuerzo que por aquel entonces mis padres estaban haciendo para pagarme la carrera. No quería decepcionarles y, en caso de haber tenido la oportunidad de poder cambiar de grado, tampoco habría sabido en cuál meterme. Afortunadamente, en el último año de carrera comencé a verlo todo desde una perspectiva más optimista. En el primer cuatrimestre decidí matricularme en prácticas externas y de entre las muchas empresas donde podía formarme, escogí una agencia de traducción de Barcelona. Por varias razones:

  • Desafortunadamente, las carreras de humanidades son puramente teóricas. Esto significa que si tienes la oportunidad de cursar prácticas en una empresa, debes aprovecharla al máximo, pues al fin y al cabo es experiencia que puedes añadir al currículum vítae.
  • De todas las opciones entre las que podía escoger, trabajar en una agencia de traducción me parecía la más atractiva y, sin duda alguna, puedo afirmar que acerté en mi elección.
  • La traducción siempre había despertado en mí una curiosidad latente. Durante mis años como estudiante de bachillerato, recuerdo disfrutar traduciendo fragmentos del latín y el griego. Pero no todo acaba ahí. Desde mi adolescencia hasta ahora he estado escuchando muchísima música en inglés ─heavy metal y rock, para ser precisos─ y recuerdo cómo en mi cabeza solía tratar de hallar equivalentes de mis estrofas favoritas. Todo ello sin olvidar mi infancia ni las horas que pasaba jugando a videojuegos en inglés y ayudándome de un diccionario para tratar de entender qué debía hacer en cada nivel.

Así que me armé de valor y solicité cursar mis prácticas en la empresa Traducciones y Tratamiento de la Documentación, S.L. Desde el primer día me sentí muy bien acogida por la plantilla y, a día de hoy, les estoy profundamente agradecida por todas las cosas que me enseñaron en la empresa. De hecho, mi estancia de prácticas es lo mejor que me podría haber pasado en la carrera, pues gracias a ello descubrí mi verdadera vocación y aquí estoy, luchando por abrirme camino en el mundo de la traducción. Por otra parte, en el segundo cuatrimestre, cursé la primera y única asignatura de traducción, de modo que pude poner en práctica todo lo aprendido en la empresa. Huelga decir que rebosaba de motivación a la hora de asistir a dicha asignatura y siempre buscaba dar lo mejor de mí. Y llegó junio. Entregué el TFG, obtuve el resguardo de mi título académico y mi vida universitaria llegó a un punto y aparte. Tras haber finalizado el grado y haber hallado mi verdadera vocación, decidí que quería formarme en traducción. Así pues, me matriculé en el curso de Traducción profesional inglés-español, impartido por Cálamo & Cran. En él, aprendí muchísimas técnicas de traducción gracias a los contenidos del curso y a la magnífica labor de mi tutora, Jimena Licitra, quien me dio muchísimos consejos valiosos que a día de hoy tengo presentes a la hora de entregar un encargo. Dos meses después de haber acabado este curso, aquí estoy, pendiente de ser admitida en la modalidad en línea del Máster en Traducción y Nuevas Tecnologías, impartido por el ISTRAD.

Actualmente, un año después de haberme graduado en Lenguas y Literaturas Modernas, lo veo todo con más perspectiva. Echando la vista atrás, no me parece justo considerar mi paso por la UB tan nefasto. Quitando la obsolescencia de algunos programas académicos, debo reconocer que conocí a personas maravillosas allí. Personas que, como yo, también tuvieron sus dudas durante el transcurso académico así como profesores verdaderamente entregados a su labor docente. Aprendí la lección: tómate el tiempo necesario para escoger tus estudios y que dichos estudios te motiven, pues al fin y al cabo serás tú quien los curse y, probablemente, los cimientos de tu carrera profesional.

¿Y tú? ¿Cuál ha sido tu experiencia académica? Te animo a compartirla aquí.

Anuncios

3 comentarios sobre “Por qué escogí ser traductora

  1. Claudia, me ha encantado leerte y confirmar que quedaste satisfecha con las prácticas en t&s. 🙂 Intentamos que los estudiantes de prácticas se lleven siempre una buena experiencia, pero es cierto que también son decisivas la predisposición y las ganas de quien viene. ¡Y las tuyas eran excelentes! Encantada de haberte conocido. Ya sabes dónde estamos. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s