Blog

Publicado en Consejos

Cómo redactar una buena carta de presentación y no morir en el intento

Encontrar trabajo dentro del ámbito de la traducción muchas veces se convierte en una tarea ardua y frustrante, sobre todo, para todos aquellos traductores noveles que desean acceder al mercado laboral tras haberse graduado. Todo ello viene motivado por la falta de experiencia por parte de los recién graduados y por las exigencias de algunas agencias de traducción o clientes que buscan un traductor experimentado en el área temática que solicitan. Es el pez que se muerde la cola: si no trabajo, no gano experiencia; si no gano experiencia, no puedo trabajar.

Entonces, ¿jamás podré dedicarme a la traducción?

No, pequeño saltamontes. Sarna con gusto no pica, por lo que tendrás que trabajar muy duro si quieres ganar experiencia y subir de nivel. Ante todo, necesitarás: sobredosis de paciencia, optimismo y aprender a venderte. Sí, exactamente. Hoy en día, el personal de RRHH de las empresas (de todos los sectores, me atrevería a decir) busca candidatos competentes que sepan venderse bien y que sean versátiles. 

¿Y qué tengo que hacer para venderme?

Deberás recurrir a dos elementos imprescindibles en la vida de todo traductor que busca empleo: la carta de presentación y el currículum vítae.

Pero yo no sé venderme…

No te preocupes. Te daré algunos consejos que te ayudarán a redactar una carta de presentación actractiva y completa. Presta atención:

  1. Deberás redactar una fórmula de saludo. Siempre que puedas, dirígete a tu destinatario personalmente. De este modo, el cliente o responsable de la agencia en cuestión se sentirá más confidente a la hora de seleccionarte entre X traductores y, por supuesto, demostrarás ser una persona atenta a los detalles, algo muy importante en este campo.
  2. Incluye la formación académica que sea relevante para el trabajo que estás solicitando. Por ejemplo, si estás solicitando un trabajo relacionado con la traducción jurídica y estás especializado en derecho, no dudes en incluir esta información en tu carta de presentación.
  3. Pero no solo de formación académica vive el hombre. Deberás aportar aquella experiencia laboral que se ajuste al trabajo que solicitas. Es decir, en caso de que quieras solicitar un trabajo relacionado con la traducción jurídica, quizás no sea buena idea que hagas hincapié en tu experiencia laboral como localizador de software (por ejemplo).
  4. Después de haberle demostrado al cliente tu amplio bagaje académico y laboral, llega el momento de venderse. En este párrafo, deberás resaltar tus virtudes a la hora de trabajar y hacer que parezca que no tienes abuela. Tampoco te pases con el narcisismo, simplemente debes persuadir al posible cliente de que tus facultades te hacen un candidato óptimo para el trabajo que oferta.
  5. Las herramientas de trabajo que dominas también son un factor clave para conseguir trabajo, así que no la subestimes. Es conveniente que, además de las herramientas TAO, incluyas todo aquel software que dominas y que, sobre todo, sea relevante para el trabajo que solicitas. Huelga decir que, cuanto mayor sea el abanico de programas que dominas, mejor.
  6. Hay quienes optan por incluir las tarifas de traducción en la carta de presentación. Yo, personalmente, soy más partidaria de incluirlas en el currículum vítae. Si lo deseas, puedes incluir tarifas unitarias por cada combinación lingüística y los métodos de pago que aceptas, especialmente si tratas con clientes extranjeros.
  7. Por último, es recomendable que facilites al destinatario el enlace a tu perfil en Linkedin (si tienes una cuenta en esta plataforma, ¡háztela ya!), donde puede consultar tus aptitudes y recomendaciones. Otra buena forma de ganarte su confianza es mostrarle que estás dispuesto a realizar una prueba de traducción.

No olvides redactar tu carta de presentación en un tono formal e incluye tu currículum vítae siempre que puedas para ofrecerle al cliente un panorama más amplio de tu experiencia y competencias.

tumblr_mta003EDAr1r33i8xo1_400
Dice la leyenda que en un universo paralelo, la gente encontraba trabajo así.

Vale, ya he redactado mi carta de presentación. Y ahora, ¿qué?

Enhorabuena. Has completado una parte del proceso. Ahora deberás centrar tu atención en elaborar un currículum vítae visualmente atractivo y contactar con clientes potenciales. Deberás armarte de paciencia y valor y no rendirte ante la ausencia de respuesta por parte de las agencias o representantes. Recuerda que Roma no se hizo en un día.

Si tienes alguna duda u observación, escríbeme un comentario aquí abajo.

 

Publicado en Software, Traducción

Cómo crear una memoria de traducción en Déjà Vu X3 y no morir en el intento

¡Hola, hola, hola!

Tras mi anterior publicación, donde os enseñaba a crear un archivo TMX, me he visto en la imperiosa necesidad de explicaros cómo darle utilidad al susodicho archivo (lógico, ¿verdad?). Así pues, en esta entrada aprenderéis a cargar un archivo TMX en una memoria de traducción (MT) de Déjà Vu X3.

Sigue leyendo “Cómo crear una memoria de traducción en Déjà Vu X3 y no morir en el intento”

Publicado en Software

Cómo crear un archivo TMX y no morir en el intento (I)

¡Hola a todos!

En el post de hoy voy a hablaros de cómo crear un archivo TMX.

¿Un archivo TMX? ¿Y eso qué demonios es?

Para quienes lo desconozcan, TMX es el acrónimo inglés de Translation Memory Exchange. Se trata de un archivo realmente útil a la hora de dotar de información nuestras memorias de traducción.

¿Memorias de traducción, has dicho?

Sí. Una memoria de traducción (MT) es una compilación de textos en su lengua original alineados con su traducción en la lengua de partida o de destino (fuente). Las MT sirven para localizar equivalentes totales o parciales de uno o diversos términos, algo que facilita considerablemente la traducción de documentos (especialmente, de aquellos que emplean un vocabulario muy técnico o específico). Generalmente, para poder utilizar una MT necesitamos una herramienta TAO como por ejemplo Déjà Vu o Trados.

Dicho esto, procederé a explicaros cómo crear un archivo TMX.

Sigue leyendo “Cómo crear un archivo TMX y no morir en el intento (I)”

Publicado en Recursos

Diccionarios monolingües y recursos en línea en español

Son numerosos los recursos de los que uno puede servirse a la hora de traducir. Hoy voy a hablaros de los diccionarios monolingües que, como si propio nombre indica, son aquellos diccionarios cuyo contenido aparece en una única lengua.

Antes de pasar a las recomendaciones, cabe destacar que un diccionario monolingüe puede ser una herramienta clave por muchas razones. Pongamos que estamos traduciendo un texto del inglés al español y  nos topamos con una palabra cuyo significado desconocemos o no tenemos claro del todo. En estos casos, recurrir al diccionario monolingüe es una excelente idea. ¿Por qué? Pues por muchos motivos:

  • Desciframos el verdadero significado de la palabra y, así, evitamos caer en la trampa de los famosos false friends.
  • Aprendemos otras colocaciones de la misma palabra y, por lo tanto, enriquecemos nuestro conocimiento de la lengua en cuestión.
  • Si utilizamos un diccionario monolingüe tanto de la lengua de partida como de la lengua meta, podemos comparar aquellas palabras que, de buenas a primeras, nos resultan similares y observar los matices y diferencias que se producen de una lengua u otra.
  • Sabiendo el significado de la palabra en la lengua de partida, nos resultará más sencillo hallar un equivalente en la lengua meta.

Visto así, estar en posesión de un diccionario monolingüe, como poco, resulta algo indispensable si queremos dedicarnos a la traducción. A continuación, enumeraré una lista de diversos diccionarios monolingües en español que considero vitales a la hora de tener que hacer frente a un texto.

Diccionarios monolingües en español

El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) es el diccionario canónico de la lengua española. Nos será muy útil cuando queramos encontrar el significado de una palabra ya que, además, nos proporcionará información acerca de la zona regional donde ésta se suele emplear y de si se trata de un arcaísmo o de un término que ha caído en desuso. Asimismo, al final de la entrada aparecen las diferentes colocaciones que podemos articular con dicha palabra. Por ejemplo, si buscamos ojo en el DRAE, debajo de las acepciones encontramos algo así:

ojo

Por otra parte, la RAE también pone a nuestro alcance el Diccionario panhispánico de dudas (DPD). Se trata de un diccionario de consulta en lo que concierne a la norma culta actual, que «da respuesta, desde el punto de vista de la norma culta actual, a las dudas lingüísticas más habituales (ortográficas, léxicas y gramaticales) que plantea el uso del español». Por ejemplo, si buscamos la palabra ojo en el DPD nos aparecerá esto:

ojodpd

Para consultas de este tipo, también podemos recurrir a la Fundación del Español Urgente (FUNDÉU). Se trata de una fundación, asesorada por miembros de la Real Academia Española, en cuyo sitio web se publican entradas acerca del uso correcto de la lengua que hacen especial hincapié a neologismos, préstamos,  etc. Si no logramos solventar nuestra duda, siempre podemos consultarla rellenando el siguiente formulario:

fundeu

El diccionario REDES es una herramienta muy útil (o, mejor dicho, indispensable) si queremos saber cómo combinar palabras en español. En esta obra, publicada por la editorial SM, Ignacio del Bosque nos ayuda a elegir las palabras más adecuadas para cada contexto y, por lo tanto, aprendemos a situarlas en éste y a expresarnos con más precisión. Por ejemplo, si buscamos el término hablar en el diccionario, nos aparecerá toda esta lista de posibles combinaciones:

redesIncreíble, ¿verdad? Desafortunadamente, REDES de momento no ofrece una versión en línea, pero puedes adquirirlo aquí.

Por otra parte, si lo que nos interesa es el uso del registro coloquial (o argot) del español, disponemos de algunos recursos en línea que nos facilitan la comprensión de aquellas palabras que escuchamos en la calle o en los medios cuyo significado no tenemos del todo claro. Uno de estos recursos es el glosario Coloquialmente, donde nos encontramos con la definición de palabras actuales como machirulo o bocachancla. Asimismo, también disponemos del sitio web Jergas de habla hispana, donde podemos consultar el uso coloquial que se hace de una palabra en las diferentes regiones de habla hispana.

Y, hasta aquí, el post de hoy. Espero que te haya resultado útil y, si se te ocurre algún recurso monolingüe que consideres imprescindible a la hora de enfrentarte a una traducción, siempre puedes dejar un comentario en esta entrada. ¡Hasta la próxima!

Guardar

Publicado en Traducción

¿Qué es la traducción?

¡Hola a todos!

Me llamo Claudia Moreno e inauguro este blog formulando la pregunta «¿Qué es la traducción?».

De buenas a primeras, ésta parece la típica pregunta difícil de responder que te habrán hecho alguna vez en la vida. ¿A quién no le ha pasado que, ante una situación similar, no ha sabido muy bien qué contestar? Es completamente normal, no te preocupes. No obstante, quiero saber qué significa para ti la traducción. Puedes expresarlo más abajo en una sola palabra, en oraciones o en párrafos, si lo prefieres. De hecho, se trata de un ejercicio colectivo muy enriquecedor: una especie de lluvia de ideas de la que podemos obtener resultados muy interesantes. Sin más dilación, empiezo el juego afirmando que, para mí, la traducción es la búsqueda de la equivalencia entre dos culturas diferentes

Así pues, ¡no lo dudes y escríbeme tu respuesta aquí abajo! Seguro que podemos hallar un conjunto de significados muy variado.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

cropped-123.jpg

Guardar